La importancia de un buen casero

La importancia de un buen casero

28Nov 2017

Diez meses pueden ser poco o mucho tiempo, depende de quién y cómo lo mire. Para un padre que acaba de tener a su primer hijo, esos diez meses pasarán volando; para una joven que acaba de comenzar a trabajar en ese puesto que tanto ansiaba, también pasarán muy rápido. En cambio, ¿cómo pasan esos diez meses para tres chicas que conviven en un piso con múltiples averías que tardan semanas en arreglarse? Leeeeeeeeeeentos, muy lentos.

Así es, alquilar un piso y tener la sensación de no estar bien atendid@ por el casero se puede hacer tremendamente difícil, y por supuesto, agotador.

Sabemos que encontrar un buen piso en verano, para alquilarlo durante todo el periodo escolar es bastante complejo. Internet, anuncios en la facultad, trozos de papeles con teléfonos arrancados de cualquier farola, etc. No descartamos ninguna posibilidad, las agotamos todas, y cuando por fin encontramos el piso que buscábamos, conocemos al casero... ¡y vaya casero!

Acumula las facturas, entra en el piso cuando quiere, devuelve la fianza muy tarde, no nos coge el teléfono, no tiene seguro, no llama al técnico de la lavadora, no me facilita copia de todas las llaves, y un largo etcétera de historias que seguramente habéis experimentado.

La importancia de tener un buen casero durante toda nuestra estancia en el piso de alquiler es fundamental. Un buen casero debe preocuparse de que el piso esté reluciente a su entrada, de tener el menaje apropiado para el número de inquilin@s, de tener el contrato firmado a tiempo, de cobrar las facturas cuando corresponde, y por supuesto, de estar absolutamente atento a las necesidades que sus inquilin@s puedan tener durante todo el curso. Si esto no pasa, desconfía, ten claro que el curso se hará muy largo, y por supuesto, ten en cuenta que gastarás mucha energía y tiempo, quitándoselo a las tareas que verdaderamente son importantes en tu día a día.

No nos referimos a que vayamos a someter al posible casero a un examen psicotécnico, pero si debemos prestar atención a esos signos que, antes de firmar el contrato, nos hacen desconfiar del trato y la atención que podemos recibir durante todo el curso.

Cuando seleccionamos las viviendas en CaeDePie, el valor que otorgamos a estos aspectos son, como mínimo, igual de importantes que disponer de un buen sofá, una cocina bien amueblada o unos dormitorios completamente equipados.  

No pases por alto los detalles, que sin duda, son los que marcarán la diferencia.