¡Adjudicaciones a la vista!

¡Buenas tardes de verano!

Hoy se ha conocido la segunda adjudicación de las plazas en las diferentes universidades andaluzas, y no neguéis que durante varias veces al día os ha estado rondando el cosquilleo en el estómago. A fin de cuentas, es más que probable que el ingreso en una titulación o en otra de las solicitadas marque gran parte de vuestro destino…o quizá no.

Conocemos a much@s universitari@s y sabemos que hay diferentes formas de afrontar la preinscripción previa a estas adjudicaciones.

Hay personas que tienen un carácter totalmente vocacional sobre alguna profesión, y están dispuest@s a estudiar una determinada titulación cueste lo que cueste, sea en Sevilla, Granada o en Pekin. Para ello, esperan todas las adjudicaciones previstas, hasta agotar todos los plazos, y en caso de que no hayan tenido suerte, buscan con paciencia fórmulas para llegar a ella, desde nuevos exámenes de selectividad, hasta el paso por Ciclos Formativos Superiores que den acceso a la carrera universitaria pretendida.

Por otra parte, están l@s indecis@s, aquell@s que a estas alturas de la película aún no tienen claro qué camino tomar, y han decidido hacer de la preinscripción algo parecido al pedido de los miércoles en los 100 montaditos, un batiburrillo de titulaciones y ciudades que mantiene en absoluto desconcierto a sus padres (que no logran comprender cómo «el niño» no tiene claro a qué quiere dedicarse).

Lo cierto y verdad sobre este tipo de cuestiones es que (a nuestro juicio) no hay una mejor forma de elegir, la cierta o la mejor manera de afrontar las cosas.

¡Enhorabuena a aquell@s que tienen claro su futuro y pelean por él! Es admirable vuestra capacidad de sobreponerse a los contratiempos y luchar por vuestros objetivos.

¡Pero… Enhorabuena también a aquell@s que dudáis! si Medicina o Física, si Económicas o Derecho…

El futuro es incierto y nadie tiene la fórmula mágica del éxito. Ninguno sabemos que puerta se nos puede abrir mañana y como un simple segundo puede cambiarnos la vida.

Sea cual sea la puerta que se abra en los próximos días, disfrutadla, aprovechadla y vividla intensamente. En caso de que no sea la tuya, «sólo habrás cometido el error» de aprender en el camino.

Mucha suerte en las adjudicaciones…o no 😉